October 8, 2020

Necesitamos Revelación para conocer más a Cristo

15 Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, 16 no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, 17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, Efesios 1:15-18

En estos versículos Pablo les comunica a los efesios dos aspectos de sus oraciones a favor de ellos: acción de gracias e intercesión.

El verdadero sentido de la oración es la comunión con Dios. En esa comunión, nosotros le hablamos a Dios y Dios nos habla a nosotros. Dios nos habla por su palabra ya revelada, que está escrita en las páginas de la Biblia. También nos puede hablar por el Espíritu Santo a nuestros corazones.

Cuando nosotros nos dirigimos a Dios, básicamente hacemos dos cosas: le damos y le pedimos.

¿Qué le damos a Dios en nuestras oraciones?

  • Acciones de gracias
  • Alabanza
  • Amor
  • Adoración - (Parte de la verdadera adoración es entregarle todo nuestro ser, todo lo que somos y tenemos)

¿Qué le pedimos a Dios en nuestras oraciones?

  • Perdón, cuando le confesamos nuestros pecados
  • Intercedemos a favor de otros. Rogamos por los hermanos, por los que no conocen al Señor, por los gobernantes, por la sanidad de los enfermos, por más obreros, por las misiones, por necesidades específicas, y por todo aquello que es según la voluntad de Dios.
  • Revelación. Esto es lo que Pablo pide específicamente por los efesios.

ACCIONES DE GRACIAS

… No ceso de dar gracias por vosotros…

En primer lugar, Pablo da gracias a Dios por los hermanos de Éfeso. El motivo de su agradecimiento es haberse enterado de que estos hermanos están firmes en el Señor porque se manifiestan en ellos las dos virtudes esenciales de la vida cristiana: fe y amor.

… habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús…

El apóstol se regocija al saber que esta iglesia permanece en la fe. Muchos de ellos son judíos; otros provienen de un ambiente pagano. Pero en todos ellos se ha producido el milagro: ahora creen que Jesús es el Señor, el Mesías, el Salvador del mundo. La fe en el Señor Jesús es el principio y el fundamento de la nueva vida.

… y de vuestro amor para con todos los santos…

El amar a los hermanos es el principal mandamiento de Cristo a sus discípulos (Juan 13:34–35). Si realmente Cristo es nuestro Señor, este es el primer mandato que debemos obedecer. El amar a todos los santos es la evidencia de que hemos pasado de muerte a vida (1 Juan 3:14–18).

UNA PETICIÓN ESPECÍFICA

Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo… os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento para que sepáis cuál es la esperanza…

La raíz de la palabra revelar es velo. Revelación es la acción de quitar el velo; entonces lo que estaba encubierto por el velo se ve claramente.

La revelación de la palabra de Dios tiene dos aspectos: el objetivo y el subjetivo.

  • El aspecto objetivo sería al enunciado, la proclamación de la revelación, el kerigma.
  • El lado subjetivo es nuestra comprensión de esa revelación.

El misterio de Cristo y de su iglesia ya fue revelado una vez y para siempre a los apóstoles y profetas del primer siglo. Esa revelación está registrada en el Nuevo Testamento y constituye el fundamento inmutable de la verdad objetiva de Dios para todos los siglos. Es nuestra responsabilidad leerla, oírla, creerla, obedecerla, estudiarla, meditarla y proclamarla con unción y fidelidad.

Pero, aunque es indispensable y fundamental el tener la revelación objetiva, sin embargo no es suficiente. El apóstol no se limita a enviarles por escrito esa revelación. Él sabe que los destinatarios de su carta, para alcanzar la comprensión plena y cabal de esa revelación, necesitan de la iluminación interior del Espíritu Santo. Por eso ora, pidiendo específicamente que Dios les dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él (en el griego el término usado es epignosis, que significa conocimiento pleno), alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis…

Esta revelación subjetiva ocurre en nosotros cuando recibimos la palabra de Dios como niños, cuando la recibimos con fe y mansedumbre, sin mezclarla con nuestros razonamientos humanos, sin pasarla por el tamiz de nuestra lógica, sin condicionarla a la realidad circundante. Ocurre cuando le creemos a Dios. Esa revelación no se produce por un esfuerzo intelectual sino por la operación del Espíritu Santo en nuestro interior.


1 Corintios 2:10-12 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. 11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. 12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,

Mateo 16:15-17 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

15 El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? 16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

2 Corintios 4:3-4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

3 Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; 4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.