15 lugares para visitar Granada sin pisar la capital

Fuente: Granada Hoy

Contemplar panorámicas de paisajes lunares, dormir en casas-cueva, visitar yacimientos arqueológicos únicos en la península ibérica o bucear por algunos de los ecosistemas más bellos del Mediterráneo forman parte de la lista de actividades para hacer turismo sin pisar la capital.

Anibal Trejo

Granada es reconocida como un gran destino para viajeros de todo el mundo, pero sus monumentos y lugares visitables van más allá de la Alhambra y los barrios que la rodean. En toda la provincia encontramos tesoros a menudo apartados de la masificación del turismo de la ciudad. Estos son 15 rincones que deben descubrir los que aún no se hayan aventurado a hacerlo.

DISEÑO Y PROGRAMACIÓN: Ángel J Cachón de Elías, José Antonio Sánchez
REDACCIÓN: Belén Rico

Sole Miranda

1. 📍Senderismo por el Río Castril

En el Altiplano, este paseo corto y fácil pero de excepcional belleza lo tiene todo para disfrutar en familia. Situado en el Parque Natural de la Sierra de Castril, discurre por un ecosistema fluvial y urbano por lo que es recomendable para cualquier época del año, incluso en los meses de calor. La ruta desciende al río y llega hasta la antigua central eléctrica, excavada en la roca de una de las laderas del cauce. El sendero se extiende por una espectacular pasarela de madera construida con antiguas traviesas de ferrocarril que sobrevuela el río, un puente colgante y una galería de casi setenta metros de longitud a través de la que se puede acceder a un balcón natural que se asoma a un impactante salto de agua. Está permitido tanto el baño como la pesca de trucha y un antiguo molino convertido en restaurante sirve para recuperar fuerzas.

2. 📍El Acuario de Almuñécar

Otro plan ideal para turismo en familia es la visita al Acuario de Almuñécar, que cuenta con 20 tanques o peceras que albergan aproximadamente 3.500 ejemplares pertenecientes a unas 200 especies. Además de sus numerosas actividades divulgativas -que van de la suelta de ejemplares a jornadas especiales de flora y fauna local-, los visitantes pueden ir descubriendo los secretos del mar a través de dos perspectivas: la evolución de los organismos acuáticos desde la creación de los océanos y un recorrido por los ecosistemas y especies propios de estas costas.

3. 📍Museo Preindustrial de la Caña de Azúcar de Motril

El vínculo de la Costa Tropical con la caña de azúcar se remonta al siglo X, una actividad hoy abandonada pero que fue el motor económico de la localidad, desde donde se exportó a las Islas Canarias y América. El museo se centra en la época preindustrial, cuando la elaboración se realizaba todavía de forma artesanal. La caña sirve como hilo conductor para describir el paisaje de la zona, cómo proliferaron los ingenios azucareros y los cultivos, la zafra y el proceso de elaboración del azúcar. Además de admirar las piezas disponibles se pueden observar los restos arqueológicos hallados en la rehabilitada Casa de la Palma.

4. 📍Los Cahorros, senderimos por el Río Monachil

En el Parque Natural de Sierra Nevada, el valle en V del río Monachil traza una de las rutas más atractivas y populares de la provincia de Granada para senderistas y escaladores. A los Cahorros se puede acceder por el mismo pueblo de Monachil. La ruta desciende hasta el río y permite disfrutar de los espectaculares tajos verticales, los angostos pasos de piedra y la riqueza ecológica del entorno. Continúa por el desfiladero, en la margen izquierda del río. Lo angosto de la vía obliga a agacharse o a transitar a gatas por algunos tramos. El largo puente colgante de Los Cahorros, de 63 metros y más de un siglo de antigüedad, fue reformado hace unos años en un proceso en el que perdió en balanceo pero ganó en seguridad. Además, no es el único puente que se atraviesa en el recorrido, marcado por el vegetación de ribera y con unas espectaculares vistas de los pueblos limítrofes.

Álex Cámara

5. 📍Villa Romana de Salar

La Villa Romana de Salar, en el margen derecho de la carretera nacional A-4155, en el paraje del Canuto, permite apreciar los restos de una lujosa construcción con ricos mosaicos que invitan a pensar que perteneció a un adinerado comerciante o a un cargo público. Este verano se ha descubierto el rostro del propietario. La excavación continúa en marcha. Se espera que los trabajos confirmen la entidad que tuvo esta zona de la provincia Bética en el período altoimperial, durante los siglos I al III d.c.

6. 📍Cueva de las Ventanas de Píñar

El término municipal de Píñar contiene la única gruta de Granada abierta al público. De los 1.200 metros de los que consta, ofrece medio kilómetro de bello recorrido. Un sistema de iluminación artísticas con 300 puntos de luz ensalza sus salas cuajadas de estalactitas, estalagmitas y salpicadas por pequeños lagos. La magia mística del entorno se interrumpe a veces por las recreaciones de antiguos hábitat de la cueva, entre ellos un cubil de hienas o un enterramiento neolítico. Además, la visita a este monumento natural ofrece el aliciente de conocer las estribaciones de Sierra Arana y pasear en el tren turístico que sube a los visitantes desde Píñar hasta la entrada de la cueva.

7. 📍Dormir en casa-cueva de Guadix y Baza

Una de las experiencias más sigulares para los que quieran hacer turismo sin pisar Granada es sin duda dormir en una casa-cueva. Existe una oferta muy amplia de este tipo de hospedajes que se engloban bajo la marca Andalusian Cave Hotels. Estos establecimientos, aunque permiten la recuperación y conservación de esta tradición arquitectónica, son alojamientos con encanto completamente adaptados a las comodidades y usos del siglo XXI. Resultan perfectas para desconectar, fundirse con el paisaje o una escapada romántica.

8. 📍Submarinismo en La Herradura

Si en vez de intimidad se busca aventura, la Costa Tropical tiene la alternativa perfecta: buceo. Lugares como Castell de Ferro, Calahonda, Marina del Este, San Cristóbal o La Herradura son el paraíso para los aficionados a este deporte por la riqueza de sus fondos marinos. Existen numerosas escuelas para los que no estén iniciados. Y para los que viajen con su propio equipo, un consejo: especialmente valoradas son las zonas limítrofes a los peñones y cerros de la Punta de la Mona, Tres Picos, la Cueva de Cerro Gordo, las grutas de Cantarriján, las Piedras Altas o el paraje natural Acantilados de Maro-Cerro Gordo.

9. 📍Geoparque de Gorafe

Otra aventura, pero de secano, es el mágico Desierto de los Coloraos, uno de los parajes más bellos de Granada. Ubicado en Gorafe, debe su nombre al color de sus tierras arcillosas. Son los llamados badlands, unas 'tierras malas' rasgadas por el agua, que ha ido dibujando paciente durante muchos siglos las mismas siluetas arrugadas y distópicas que aparecen en numerosos paisajes filmados en los clásicos de western. Aunque no tanto como sus vecinas geológicas localizadas en norteamérica, estas cárcavas también han servido de escenario para ambientar numerosas películas, documentales y anuncios. Para acceder a los miradores más espectaculares es mejor tener un coche, pero si no se quiere perder detalles mirando el GPS existe la opción contratar los servicios especializados de una de las varias empresas que ofrecen visitas guiadas.

10. 📍El balneario de Lanjarón

La provincia de Granada cuenta con cinco termas, herederas en casi todos los casos de instalaciones romanas o musulmanas: Alhama de Granada, Graena, Alicún de las Torres, Zújar y el más famoso, Lanjarón. Tras el esplendor de los baños árabes, las primeras décadas del XX la hidroterapia volvió a alcanzar un punto álgido con la proliferación de numerosas instalaciones por toda Europa en las que la alta sociedad recibía todo tipo de tratamientos y curas. La abundancia de manantiales en la provincia de Granada contribuyó al 'boom' de este tipo de espacios, que se han ido acondicionando para adaptarse a las modas y sobre todo a los gustos de su clientela sin perder el aire selecto y sofisticado que los hizo populares.

11. 📍Vereda de la Estrella. Güéjar Sierra, Sierra Nevada

Este itinerario es uno de los más bellos que se pueden realizar por los picos de Sierra Nevada. Entre ida y vuelta la ruta supera las cinco horas de duración pero es de dificultad media y sirve de escenario a las panorámicas más espectaculares de las caras Norte del Mulhacén, Veleta y Alcazaba. Rica en vegetación, el camino paralelo al Genil es completamente diferente en cada estación pero especialmente impresionante en otoño y primavera.
El acceso se realiza cruzando la población de Güéjar Sierra en dirección al río Maitena, por una escarpada carretera que desciende hasta el río. Unos túneles del antiguo tranvía conducen hasta el Barranco de San Juan, de donde parte la vereda en su ascenso a las cumbres, aunque en contrapartida el paseo de bajada es delicioso.

12. 📍Los Infiernos, en Loja

El Río Genil deja a su paso por Loja uno de los monumentos naturales más impactantes de la provincia: los Infiernos, un lugar de saltos de agua de entre 8 y 10 metros que son el telón de una serie de sinuosas cavernas. Además, en su caída, las cascadas han ido horadando la poza de Las Chorreras, que sirve de hábitat a anfibios, barbos, truchas o crustáceos. El paraje cuenta con una riquísima flora de ribera conformada por sauces, chopos, olmos o rosales silvestres que se enmarcan en un lugar de tal interés geológico que invita casi más a la leyenda que al turismo, de ahí su siniestro nombre. Además, este mágico rincón completa el atractivo de su oferta con una serie de yacimientos prehistóricos.

13. 📍Los Tajos de los Bermejales, en el Poniente

La Ruta de los Tajos de los Bermejales, en Arenas del Rey, permite asomarse a un paisaje sorprendente y milenario pero que, dada su orografía, entraña algunas dificultades, muchas de ellas salvadas por pasarelas colgantes. No es excesivamente larga, pues se puede realizar en poco más de tres horas, pero hay que extremar la precaución ante la sucesión de saltos de agua, remansos y cascadas que forma el río en su curso y que obligan también a ayudarse de algunas cuerdas para poder avanzar. Parte de la Iglesia del Poblado de los Bermenajes, junto a la que hay un panel informativo, y discurre por un ecosistema de media montaña y fluvial. Es ideal para los que buscan naturaleza y aventura.

14. 📍Vista al secadero-museo de Jamones Vallejo en Trevélez

La visita guiada a Jamones Vallejo ofrece la posibilidad de adentrarse en la historia y proceso de elaboración del secadero más antiguo de la Alpujarra. El negocio que echó a andar en 1951 y obtuvo el premio a la mejor pieza de España en 2018, concedido por el Ministerio de Agricultura, es una empresa familiar que fue la primera en industrializar el proceso de curación. Además, el entorno al municipio de más altura de España no desmerece el interés de la visita, que permite varias modalidades con cata, sin cata, o con cursos de iniciación al corte.

15. 📍Molino de aceite de Nigüelas

Un reformado edificio nazarí construido en el Valle de Lecrín entre los siglos XII y XIV tiene el honor de ser una de las almazaras más antiguas de España. El molino de aceite, situado en el casco urbano de Nigüelas, conserva la maquinaria y muestra de los distinto tipos de molinos que se han utilizado a lo largo de la historia. Está dividido en cinco dependencias, empezando por el patio de acarreo de aceituna y terminando en el despacho con las tinajas para almacenar el aceite. En ese recorrido distribuido en orden de elaboración, se ofrece como gran aliciente la posibilidad de contemplar un molino de sangre de origen romano (movido por tracción animal) y otro de agua, junto a dos enormes presas.